sábado, 19 de junio de 2021

El chivo expiatorio


Hay que tener poca clase para andar buscando siempre chivos expiatorios. Lo que está pasando con el futbolista Alvaro Morata me produce espanto, y elogio la decisión del entrenador Luis Enrique de mantenerlo en su puesto. Sin embargo, soy un firme partidario de que cada cual asuma sus responsabilidades. Si la selección española de fútbol juega mal, la responsabilidad es de cada jugador, pero, sobre todo, de su director, es decir, el entrenador Luis Enrique.

   Soy un aficionado mediocre. Prácticamente el único fútbol que veo es el de selecciones. Ayer, por ejemplo, disfruté bastante con el Inglaterra-Escocia, pese a que no hubo goles. Pero los partidos siempre me parecen demasiado largos. Les vendría bien un recorte de media hora.

   Hoy vuelve España. Todavía no he decidido si veré el partido. Puede que lo vea de refilón, mientras hago alguna otra cosa. No me gusta aburrirme y el fútbol de la selección me aburre. Mucho.

   ¿Y por qué me aburre tanto España? Porque marea la perdiz, algo que ocurre también en la política y en el periodismo. Dicho de otro modo: al fútbol de la selección le falta profundidad y, sin profundidad, el fútbol es una lata. En política, por su parte, la profundidad es la eficacia para resolver los problemas y, en el periodismo, la profundidad es la objetividad y la independencia.

   Y la culpa de estos males no la tiene Morata, sino el entrenador. Lo mismo que en política la tiene el presidente del Gobierno y, ¿en el periodismo?

---


jueves, 17 de junio de 2021

Homo sapiens




Hay tres tipos de homo sapiens: los espabilados, los retrasados y los silenciosos.

Cuando apretéis los dientes no olvidaros de meter la lengua.

El odio a diferentes tiranos no cuenta como infidelidad.

El miedo sirve para defenderse, dicen los pesimistas.
No os dejéis arrastrar por el miedo, dicen los optimistas.
Cagaros de miedo, dicen los tiranos.

Prohibido odiar: con el desprecio basta y sobra.

Los criminales políticos siempre cuentan con los aplaudidores.

Las cloacas son los cimientos del estado. Por eso el estado siempre huele a podrido.

La opinión pública es la televisión. Antes de la televisión no había opinión pública. Sólo los púlpitos.

Los codiciosos irán al infierno. Allí podrán explotar los yacimientos de azufre.

Lo bueno de la avaricia es que no pierdes tiempo pensando en cómo gastar el dinero.

“Disturbios negacionistas”, el neolenguaje que no cesa.

¿Qué pensar cuando sólo te leen tus enemigos?

---

martes, 15 de junio de 2021

El cangrejo transparente

Un pequeño cangrejo, totalmente transparente y decolorado, yacía medio muerto y bocaarriba, a pleno sol, sobre la arena de la playa. Cuando le he dado la vuelta ha movido sus patitas. He pensado que no tardaría en morirse y he seguido mi camino hacia el mar, con el objetivo de darme un baño. Y entonces lo he pensado mejor, me he dado la vuelta, he localizado al animalillo, y lo he recogido en mi gorro de baño.

   Al llegar a la orilla del mar lo he soltado en el agua. Ha parecido alegrarse. Allí lo he dejado y he seguido mi camino. ¿Por qué lo he hecho, me pregunto, si no me gusta intervenir en los asuntos de la naturaleza, pues siempre he considerado que cada ser tiene su propio destino?

   He pensado que quizá el destino del cangrejo era que, cuando estaba a punto de sucumbir abrasado por el sol, yo pasara por allí. Pero no tengo la menor idea de si no he conseguido otra cosa que alargar su agonía.


viernes, 4 de junio de 2021

Puro Atlántico

El cabo de Higuer, desdibujado por la neblina y la llovizna

También tienen su encanto los días como este, anegados en grisura, apagados, lluviosos, sin horizontes. No apetece bañarse en el mar, pero sí un corto paseo por la playa, aprovechando la bajamar. Siempre hay que aprovechar las bajamares, cuando la playa se entrega en toda su grandeza. Los horizontes se han esfumado, como si el paisaje acabara unos metros más allá de nuestra mirada. Todo lo que antes era claro, nítido, aparece ahora desvaído, acuoso, difuminado por la neblina y la llovizna pertinaz.
   Los días atlánticos, cantábricos, invitan a contemplar las gotas de lluvia deslizándose por los cristales. Hace más frío y, de repente, hay que volver a echarse la ropa encima. Se está afuera caminando contra el viento y se sueña con volver a casa, al refugio.

El Casino viejo que separa en dos mitades la playa de Hendaya


Las Gemelas cierran la playa por el este

jueves, 3 de junio de 2021

Iruña-Veleia, el final del paseo


El camino alfombrado que desciende hasta el río

Cerca del cauce la vegetación se ha adueñado del sendero

Queda atrás el yacimiento de Iruña-Veleia, del que hemos sido los únicos visitantes esta mañana de mayo. Retrocedemos unos metros y tomamos un camino desdibujado que baja hasta la orilla del Zadorra.

   La vegetación es tan abundante y protectora que el río apenas se puede ver. Incluso el camino está invadido lo que complica un poco el paseo. En esta zona proliferan los arces.



Una inesperada cantera emite su música al otro lado del Zadorra



Un poco más adelante aparece una represa

Un árbol caído sobre la senda. Afortunadamente han abierto un hueco para franquear el paso

Camino y río, trazados paralelos

El puente romano señala el final del paseo


 

 









miércoles, 2 de junio de 2021

Iruña-Veleia alberga 1500 años de historia romana y caristia

La casa de Pompeia Valentina. Sigue un modelo de las familias con posibles. Se organizaba con un patio central (atrium) y con las dependencias alrededor.

Pavimento de mosaico en el patio de la casa de Pompeia Valentina. La techumbre disponía de una apertura para ventilar e iluminar, además de un sistema para recoger el agua pluvial.

Iruña-Veleia es el nombre de un yacimiento arqueológico situado en el municipio de Iruña de Oca, ​a unos 10 km al oeste de la ciudad de Vitoria, en Alava, Comprende los restos excavados de la antigua ciudad romana de Veleia. Y se considera también la ciudad más importante de los caristios. 
El oppidum de Iruña, alberga los restos de época romana más significativos de la provincia de Alava y de todo el País Vasco. Además de su pasado romano conserva importantes evidencias de la etapa prerromana, en especial de los caristios, un pueblo prerromano asentado en Alava y Vizcaya.



Durante el medievo se instaló en el oppidum el priorato de Nuestra Señora de Iruña, de la Orden de San Juan, dependiente de la Encomienda de Burgos. El priorato era una sucursal de un monasterio mayor. Hoy es una simple campa, pero hubo ruinas hasta el siglo XIX. Dispuso de diversas dependencias y de iglesia. Ricardo Becerro de Bengoa realizó este dibujo sobre las ruinas.

Los restos arqueológicos abarcan una superficie de más de 10 ha, delimitadas por un meandro del río Zadorra, al que se accede por los puentes de Trespuentes y Villodas.


Otro mosaico de una casa vecina a la anterior. Los cortes permiten ver el sistema de construcción de estas piezas clásicas romanas.

El yacimiento arqueológico de Iruña-Veleia abarca más de 1500 años de historia, desde el primer milenio a.C. hasta el siglo V d.C., con un epílogo tardoantiguo y medieval.

La época romana comprende entre los siglos I y V d.C.


Tres estancias subterráneas, remodeladas en el siglo III. Se trata de un aljibe cuadrangular con dos pilares que sujetaban la cubierta. Dejó de utilizarse en el siglo V y se colmató con diversos materiales. En su interior han aparecido cráneos humanos.

Hermosas vistas desde lo alto del oppidum

El yacimiento es rico y aún queda mucho por excavar. Pero esa es otra historia.

Un callejón y diversas construcciones adosadas a la muralla. Imaginar un callejón de hace dos mil años resulta de lo más sugerente.

Un turista que pasaba por allí

Probable cimentación de un templo. Inicialmente se consideró como un depósito de aguas, pero la aparición de varios fustes y un gran capitel corintio decantó la opinión de los expertos hacia un edificio público.

Restos de un edificio anexo al templo










viernes, 28 de mayo de 2021

Iruña-Veleia, extramuros

 


El yacimiento arqueológico de Iruña-Veleia abarca más de 1500 años de historia, desde el primer milenio a.C. hasta el siglo V d.C., con un epílogo tardoantiguo y medieval.

La época romana comprende entre los siglos I y V d.C.

En cuanto se atraviesa el puente romano sobre el Zadorra aparece la muralla del oppidum. Fue construida a final del siglo III o inicios del IV.

























A pesar de los 1200 metros de trazado sólo cubría el oppidum, por lo que buena parte de la población vivió fuera de sus límites, al menos hasta el siglo V.

Los restos conservados alcanzan hasta los 9 metros de altura y entre 4 y 5,5 de anchura.

Grandes torreones circulares flanqueaban su puerta de entrada.




Extramuros pueden visitarse los restos del antiguo mercado. El mercado de Veleia, gestionado por las autoridades públicas. El macellum tenía una doble misión: controlar las entradas de mercancías, sus precios, sus impuestos, y abastecer a la población.

Fue construido a final del siglo I según un modelo tradicional. Sufrió varias reformas posteriores.

Junto al edificio pasaba la vía XXXIV, importante calzada que unía Astorga y Burdeos.

































A la derecha, restos de un miliario romano recuerdan que por aquí pasó la importante calzada que unía Astorga con Burdeos.

domingo, 23 de mayo de 2021

El puente romano de Trespuentes, en Alava





Voy de camino hacia el yacimiento arqueológico de Iruña de Oca, pero antes me detengo en Trespuentes para visitar su magnífico puente romano.

Aquí, en efecto, hubo un puente romano, sobre el río Zadorra. Sin embargo, el armonioso y atractivo trazado actual puede tener su origen más bien en el siglo XVI.

El puente, hoy peatonal, tiene 118 metros de longitud, 4,80 de anchura y un total de 13 arcos. Se sustenta sobre 12 pilares y sobre varias tajamares, de las que 5 sirven de apartaderos o lugares de refugio cuando el puente era utilizado por el tráfico rodado.

Fue construido con piedras de mampostería, es decir, sin labrar. Se cuenta que, en 1812, durante la guerra de la Independencia, fue utilizado por Wellington para desplazarse hasta el alto de Jundiz donde fueron derrotadas las tropas del invasor José Bonaparte.






El paraje que se ve en las primeras imágenes es un bonito parque muy bien cuidado, con mesas de piedra, buena sombra, bellos sauces llorones y familias de patos deambulando entre la vegetación de la ribera.






La iglesia de Trespuentes y el Zadorra, bien protegido por la vegetación. Son notables, por su esbeltez y armonía, las torres de las iglesias de la Llanada alavesa. Sin embargo, como en este y en otros casos, les han añadido un remate que las desvirtúa.

viernes, 14 de mayo de 2021

Silabea el mirlo


Atruena una moto, silabea el mirlo y el cuco lejano irrumpe en el concierto. No sé por dónde anda ese mirlo. Seguro que no va a parar hasta que diga todo lo que tenga que decir. Puede que continúe mientras el sol caliente y el cuco le ponga un eco. Para que yo le escuche o para que nadie le preste atención. Eso a él no le importa. Aún me quedaré un rato escuchando tras la ventana. Luego, con el último sol de la tarde, aún irrumpe otro mirlo lejano.

Si pudiera robar el color fucsia y llevarlo a mi jardín, para seguir mirándolo al final de la lluvia...

Creía que se habían terminado las cervezas, pero aún quedan. Un poco de alcohol para combatir la fatiga del día. Como en las películas.

La fronda de los grandes robles aún se agita con el viento. Asusta que cualquier día envíen a los leñadores.

De noche, sin papel, voló el poema.

Para qué tanto esforzarse si todo cabe en un poemita.

La noche y el día, la luz y la oscuridad, son lo mismo. La vigilia y el sueño, la vida y la muerte, lo mismo son.

La mañana es muy oscura. ¿Dónde está la luz? --No hay luz que valga. Debes acostumbrarte a vivir en la penumbra.

Seguir aprendiendo siempre, hasta el final. Aprender que, bien mirado, no hay nada que aprender.

El cielo parece inmóvil, pero cada vez que alzo la mirada hacia el ventanal ha cambiado por completo.


jueves, 6 de mayo de 2021

Ayuso a La Moncloa


En el PP tienen un problema. Nadie osa decirle a Casado que se quite de en medio y deje a Ayuso ser candidata a La Moncloa.

Algunos sólo se acuerdan de los riesgos de la radicalización política cuando gana la derecha. Cuando gana la izquierda les debe parecer que todo discurre por su armonioso cauce natural.

Cuando quiere dar una nota patética, Sánchez siempre recurre a Carmen Calvo. Es su patética de confianza.

No lloreis. Siempre nos quedarán las camisetas antifas de Irene.

La culpa la ha tenido el estilista de Iglesias. El cambio de coleta a moño fue un error.

Alguien debería hacer algo para llevar a los tribunales al estafador que dirige el Centro de Investigaciones Sociológicas.

Asunto protocolario. La noche electoral Casado habló antes que Ayuso. Sin embargo, Abascal habló después que Monasterio. Es posible que ambos hubieran estado mejor callados (porque no era su noche). Pero, ¿cuál de los dos hizo lo más correcto?

Me llama la atención que, a diferencia de otras convocatorias, no se hay puesto en duda la conveniencia de celebrar estas elecciones alegando los riesgos de la pandemia.

martes, 4 de mayo de 2021

Genazino

 

Novelas, las justas. Pero de Wilhem Genazino (1943-2018), todas las traducidas al castellano, media docena tal vez, y ahora las traducidas al francés, unas pocas más, como ésta: La felicidad en tiempos alejados de la felicidad. Lástima que no me mandaran de niño al colegio alemán, ni al inglés. La portada (no demasiado agraciada) es de Odilon Redon, Cabeza misteriosa (detalle). Un hombre que se siente extraño, excluido, solitario (pese a tener pareja y estar enamorado). Genazino siempre escribe el mismo libro, como todos los grandes.



jueves, 29 de abril de 2021

21 apuntes

1. Lo mismo puedes, al final, borrarlo todo. Pero lo dejas por sentimentalismo.

2 . ¿A dónde vas con tanto laconismo? ¡En la época de la retórica, de la demagogia!
--¡Precisamente por eso!

3. Sé tolerante con la vanidad. El que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

4. Cuando algo te preocupa no hay nada como otra preocupación aún mayor para olvidarte de la primera.

5. A cambio de sufrir la plaga de la partitocracia, se nos conceden algunas libertades elementales. Esa es la principal diferencia con la dictadura.

6. Se quisiera vivir dentro de uno de esos cuadros ideales, inmaculados, paradisíacos. Lo irresistible del bucolismo pictórico.

7. El Buda dio la clave: "Aquellos que viven atentos al instante presente, no morirán nunca. Aquellos que no viven atentos al instante presente, ya están muertos." No hay más, ni siquiera en el caso de que no se crea en la inmortalidad.

8. “Dios es mi todo”, dice una veinteañera exhibicionista y lasciva (a juzgar por las fotos que publica) en una red social.
--Cuánto esperpento.

9. Siempre hay que tener cuidado con la cantidad. Las avalanchas lo matan todo.

10. Siguiendo a Jüng puede decirse que el sentimentalismo --que hoy lo impregna todo-- es una máscara de la brutalidad.

11. Pase que nos roben todos los días, que nos impongan un montón de obligaciones y restricciones pero, ¿se puede perdonar que nos priven de la melancolía del crepúsculo?

12. Ese prodigioso jugueteo entre lo sensual y lo maternal. Esa admirable versatilidad, tan burguesa por otra parte.

13. Pensamiento de Viernes Santo. La mente es el ego. El ego es la mente.

14. Defenderse de la enemistad es más fácil que practicarla. Suele bastar con ignorarla.

15. La intuición es una impaciencia.

16. Todo el placer de ayer caminando por la playa en una mañana calurosa, se ha transformado hoy en incomodidad a causa del frío. Sin embargo, hubiera bastado con abrigarse más. El placer no depende sólo del exterior. También de nuestra disposición hacia él.

17. El terrorismo y la violencia, como las dictaduras, lo pudren todo durante décadas.

18. Analfabetos en dos o tres idiomas. Esa va a ser la cosecha. Ya lo está siendo.

19. En las grandes superficies comerciales puedes ver la realidad de nuestra sociedad y de la cultura consumista en la que chapoteamos. También el lamentable nivel educativo. Uno tiene que armarse de valor y de paciencia para visitar uno de estos lugares.

20. En las redes sociales no se debería escribir sobre las redes sociales. Se corre el riesgo de espantar a la clientela.

21. ¿Qué le hace pensar al creyente que Dios pueda necesitar de sus plegarias?


domingo, 25 de abril de 2021

Confidencias de un colegial: los matoncillos

Los matoncillos de la clase han ido a pasar un examen, pero una de sus víctimas les ha echado en cara su matonismo. Entonces los matoncillos se han sentido muy ofendidos y se han marchado del examen sin examinarse. La profesora ha corrido tras ellos suplicándoles que regresen, pero ellos no le han hecho caso. La profesora les ha dado un aprobado general, menos a la víctima, que tendrá que volver a examinarse.

*

Después de la tabarra de ayer con los libros, hoy tengo pereza de ir al colegio. No sea que en cuanto asome la cabeza por el patio me caiga algún libro encima. Cuanto menos leen más les gusta presumir de lecturas. Ayer mi progenitor estuvo a punto de hacer algo inaudito en él: pasarse todo el día sin leer. Creo que por eso estaba de tan mal humor.

*

Mi colegio es uno de los más raros de Europa. Y ahora que estamos en campaña electoral aún lo es más. El adjunto al director es el jefe de los matoncillos, el profesor encargado de la disciplina anda llorando por las esquinas porque dice que le han amenazado ¡por carta! y la mayor parte del equipo de dirección son antisistemas que quieren cargarse el colegio y repartírselo entre ellos. Además, se han buscado un chivo expiatorio, los malotes, de los que nunca se ha tenido noticias de que le hayan levantado la mano a nadie; la voz sí, porque les gusta hacerse oir. Los alumnos, que no pintamos nada, estamos estupefactos. Cuando le cuento estas cosas a mi progenitor me dice que él no puede hacer nada, que a cada uno le toca un colegio en la vida y que aprenda a la lección de Pirrón de Elis. Estoy en ello.


miércoles, 7 de abril de 2021

Lo peor de la censura...

Lo peor de la censura no es que ataque a la libertad de expresión, sino que también ataque al derecho a la risa.

*

Hemos perdido la esperanza en el futuro. Eso nos diferencia de generaciones anteriores. No creemos que el futuro vaya a ser mejor. Esto constituye un claro síntoma de decadencia, de fin de época.


*

Los poetas famosos y de izquierdas no son pederastas. Sólo mantienen “comportamientos sórdidos.”


*
“Caminar es la gran aventura, la primera meditación… Caminar representa el equilibrio exacto de espíritu y humildad.” --Gary Synder.

*

Escritura y verborrea se prestan a confusión en un país que yo me sé.

*

La vida es claramente inferior al deseo. Pero el deseo también es vida.

*

La tentación de la oscuridad en la escritura es una vagancia intolerable. Se escribe oscuro en el borrador y se lo deja estar por no molestarse en corregir o, peor aún, por pensar que puede quedar bien y que nadie se va a dar cuenta.

*

La soberbia es una estupidez.

*

“Lo más difícil del mundo es comer despacio cuando se tiene hambre.” Curro Romero.

*

Estado de Bienestar. Religión postmoderna, dogmática y muy cara. Su casta sacerdotal amenaza con arruinarla.

*

domingo, 4 de abril de 2021

Mundanidades de marzo

El Día de la Madre, el de los Gatos, el de la Poesía, el del Medio Ambiente, el de los Indígenas, el de los Epilépticos, el de los Enamorados, el de los Calvos, el de los Animales, el de los Sin Techo, el de los Alcohólicos, el de los Cornudos, el de los Suicidas, el de los Tontos Útiles… Te van marcando la agenda, para que no te extravíes en las procelosas aguas de la vida moderna.

*

Las colas. En Sevilla han soltado el bulo de que si te presentabas el Jueves Santo en un centro de vacunación podías vacunarte sin cita previa. El lugar se ha colapsado.
Nos encanta saltarnos las colas. Hay que reconocer que los "buleros" se conocen bien el percal.
Pero si queremos ser europeos de pleno derecho más nos vale aprender esta sencilla lección de civilidad. Porque los europeos son muy mirados y llevan mal a los listillos que se saltan las colas.

*

Sin duda ya hemos alcanzado un buen nivel de uniformidad. Las hinchadas de ambos equipos, la guipuzcoana y la vizcaína, han tenido similares comportamientos antisociales y antisaludables durante la despedida de sus respectivos equipos para jugar la dichosa final de la Copa del Rey. No entiendo por qué razón los gobernantes se echan las manos a la cabeza y acto seguido nos amenazan a todos con restricciones aún más duras. ¿No era eso lo que querían? Y, si no era eso, por qué se han pasado dos meses jaleando este encuentro como si nos fuera la vida en ello.

*

Me encantan las causas perdidas, así que voy a defender al ministro señor Abalos por haberse saltado el confinamiento e irse a tomar el sol a las Baleares. No se es en vano ministro de "Transporte y Movilidad". Si el señor Abalos dejara de moverse qué sentido tendría su cartera ministerial.
Otro tanto para las maletas de Delcy. Quién mejor que él para mover maletas.

*

Lo malo --o lo bueno, según se mire-- de hacer ministro a un juez es que, pase lo que pase, nunca dimite. ¿Cuándo se ha visto que un juez dimita? Que se lo pregunten al señor Marlaska.

*

La niña duerme en casa. No sé por qué los españoles se quejan tanto del toque de queda ¡a las 10 de la noche! En Francia nos mandan a casa a las ¡7 de la tarde!, dos horas antes de que anochezca. Recuerdo los viejos tiempos: “ellos te quieren en casa poco antes de que den las 10”, decía la canción.
“Tu madre abrirá la puerta,
sonreirá y os besaréis.
La niña duerme en casa...
y en un reloj darán las diez.”
Por lo menos se hacían poemas con la represión…

*

La obligación de llevar la mascarilla en todo momento y lugar no es tan nefasta como parece. A partir de ahora sólo tendremos que verles la mitad de la cara a nuestros gobernantes. Esto, en una jetocracia como la nuestra, tiene su importancia.

*


El orgullo intelectual


En 1897 el escritor Angel Ganivet escribe en su “Ideario español” que “en España no conocemos más que dos orgullos: el aristocrático y el militar.” Puede afirmarse que hoy día ambos han desaparecido, se han esfumado por el sumidero de la Historia y de la modernidad. El único orgullo que nos queda hoy sería el orgullo regional o el orgullo local, nuestra inagotable querencia cantonalista o tribal. Pero Ganivet titula su nota “Los tres orgullos”. Ese tercer orgullo es el orgullo intelectual. Asegura Ganivet que el día que lo tengamos “podremos aspirar a algo”. Hoy, 124 años después de que fueran escritas las anteriores palabras, parece que seguimos sin entender qué diablos es eso del orgullo intelectual. En consecuencia, es probable que lo de “aspirar a algo” aún tardará.

jueves, 25 de marzo de 2021

Notas bordelesas, 2


Nenúfares en el Jardín Botánico

8. A primera hora de la mañana, algunas callejas y plazas de la parte más antigua de la ciudad son deliciosas. Edificios de piedra, muy historiados, pavimentos de piedras y de losas. Todo tiene un sabor antiguo, medieval, propio de una larga tradición cultural que, sin duda, Francia ha logrado mantener. Pero el momento de nuestra visita, con tantas actividades cerradas por la pandemia no es, desde luego, el mejor para disfrutar de los muchos atractivos que tiene esta ciudad.


9. Estando las tiendas abiertas al público, no se entiende bien el cerrojazo al que las autoridades han sometido a los museos. En el mes de marzo, con escaso público, es un sinsentido que permanezcan cerrados. No parece tan difícil abrirlos con las pertinentes medidas de seguridad. El daño que el cerrojazo está ocasionando al turismo y a la actividad cultural es considerable. En la fachada del Gran Teatro las pancartas claman contra esta situación.
Para alguien como yo, muy aficionado a los museos, esta circunstancia es lamentable. Pero debo reconocer que, gracias a ella, he disfrutado mucho más de las calles y de las caminatas por la ciudad.


Interior de la iglesia de San Luis

10. Las iglesias, sin embargo, están abiertas. Es algo muy de agradecer. He visitado --aunque sin detenerme demasiado-- dos de ellas: la basílica de Saint Michel y la iglesia de San Luis-Nuestra Señora, ambas góticas de afiladas y altivas agujas en sus torres, además de albergar preciosas vidrieras que recogen buena parte de la tradición iconográfica del cristianismo.
La basílica de St. Michel, comparte con la catedral de San Andrés el hecho de que su campanario está exento, y es uno de los más altos de Francia, con 114 metros de altura. En su día albergó una cripta que contenía unas momias --extraídas de un desaparecido cementerio en la plaza--, que, al parecer eran --pese a su fealdad, o quizá por ello--, muy visitadas.
El templo fue levantado entre los siglos 14 y 16 en estilo gótico flamígero. Además de las preciosas vidrieras, me admiró la capilla dedicada a Santa Ursula, la primera a mano derecha tras el pórtico. En su interior hay un gran lienzo de una mujer que empuña una espada descomunal y, enfrente, la talla de Santa Ursula cobijando a las pequeñas vírgenes de Colonia. El tamaño de la espada me sugiere que en aquellos tiempos la violencia era algo que se daba por descontado. Como en otros templos de la ciudad en las paredes se han inscrito los nombres de los niños de la parroquia que perdieron la vida en la sangría de la Primera Guerra Mundial. Son muchos.
Es muy llamativo que en el barrio donde se alza este monumento de carácter tan jacobeo, haya dos mezquitas y una numerosa población musulmana.

11. Hay muchos africanos y muchos magrebíes. El llamado multiculturalismo es inquietante. No veo forma de que semejante mezcolanza pueda convivir en paz. Parece como si en cualquier momento pueden surgir conflictos y supongo que, por barrios, esto es lo que está pasando. Al final todo es una cuestión de educación. Entre gentes educadas hay posibilidades de entendimiento, pero --a juzgar por lo que puede verse en las calles de cualquier ciudad europea--, la educación no parece brillar en exceso. Es casi un milagro que un país como Francia no haya saltado ya por los aires. Supongo que es debido al esfuerzo educativo que hace el país, que es considerable, aunque dudo que los resultados sean los esperados. Se trasluce una crisis educativa sin precedentes, es algo que se palpa en el ambiente. El mayor peligro, supongo, vendrá con la crisis económica y ahora, tras la pandemia, se va a producir uno de esos momentos. ¿Qué pasará cuando no haya para todos?

12. La iglesia neogótica de San Luis-Nuestra Señora, con sus dos torres puntiagudas, tiene una larga historia, muy entrelazada con la historia de Burdeos y de Aquitania, pero el edificio es relativamente moderno, pues data de finales del siglo XVIII. Se levanta en el barrio de Chartrons, uno de los más atractivos de la ciudad, a orilla del Garona. Es un edificio muy armonioso en el que, como en el anterior, destacan poderosamente las vidrieras que recorren las fachadas y, en especial, las dos inmensas claraboyas en cada lado del transepto. En Chartrons se concentran buena parte de los anticuarios de la ciudad.


La basílica de St. Michel con su torre exenta

13. Hay varias librerías interesantes en la ciudad, además de la gran Mollat, que es una maravilla pero que puede resultar un tanto apabullante. Entre ellas varias de libros de ocasión, que son uno los atractivos para el aficionado a los libros. Visito una de ellas, La
Bouquinerie Plus, en la céntrica plaza Gambetta. Por fuera no parece gran cosa pero el interior está muy bien aprovechado.
Es característico de estos buquinistas el perfecto ordenamiento y organización de sus negocios, algo que el lector agradece, pues de lo contrario, como suele ocurrir en algunos establecimientos semejantes en España, no hay forma de buscar nada y menos de encontrar.


El Puente Chaban Delmas

14. El famoso
Miroir d´eau, un gran espejo de agua donde se refleja la gran arquitectura de la plaza de la Bolsa, no funciona en invierno. Se trata de una gran superficie cubierta de una fina capa de agua que actúa a modo de espejo, uno de esos inventos franceses que encandilan al público.
Además de que todos los museos estaban cerrados (qué pena no haber podido ver los marquet del Museo de Bellas Artes), otro tanto ocurría con La Ciudad del Vino, que se anuncia también como una gran atracción y lo último en museística.

          La Puerta de Cailhau

15. El río Garona --que es un río internacional, pues nace en el Pirineo español-- es el gran protagonista natural de Burdeos. De gran anchura y caudal discurre majestuoso hacia su desembocadura en el Atlántico. Es navegable en buena parte de su recorrido y facilita así la gran actividad de su puerto. Ambas orillas están perfectamente aprovechadas con grandes y alargados espacios verdes, entre el puente de Piedra y el puente Chaban Delmás, mucho más moderno, con su arquitectura vertical de cuatro torres. Muy frecuentadas por paseantes, ciclistas y deportistas, alberga también muelles con diversas actividades náuticas y recreativas.

16. Al otro lado del río hay un Jardín Botánico amplio e interesante, aunque no hay demasiadas especies, y que en estos días empieza a florecer. Es agradable visitarlo. Cuando lo hacemos apenas está concurrido. La parte didáctica y expositiva del jardín está cerrada al público por la pandemia. Los demás parques de la ciudad, en especial el gran Jardin Público no lo visitamos en esta ocasión.

---










miércoles, 24 de marzo de 2021

Entre escépticos

No me tomo a mal cuando critican a alguno de mis escritores favoritos, en especial si la crítica proviene de algún otro de mis predilectos. Conviene dudar de los propios gustos. El escritor más lúcido --Cioran-- se topa con otro más lúcido aún, Imré Kertész . Esta es la opinión del húngaro sobre el gran rumano exiliado:

“Cioran es extraordinario, a veces brillante; pero en sus palabras siempre percibo el sollozo del niño profundamente ofendido que se pone a la defensiva. Conozco demasiado bien el pesimismo defensivo para que escape a mi atención, y el satanismo surgido del agravio y de la angustia en el fondo me aburre; sólo veo verdadera grandeza en la aceptación omnisciente, en un “a pesar de todo” que conozca todas las malas experiencias y haya recorrido todas las negatividades…”

Y, entonces, quiénes podrían ser los escritores favoritos de Kertész. Lo indica en su último dietario:

“Hay algunos a quienes leo; amo a Sandor Márai. Aunque no todas sus obras me gusten. Además, amo a Thomas Mann, a Camus, a Bernhard…”

No recuerdo que Cioran diga en algún lugar que le haya interesado Th. Mann. Lo que sí deja claro es que detesta a Camus. Cuando lo conoció Camus le soltó alguna impertinencia --defecto peculiar de los franceses, según el rumano-- que este nunca le perdonó.

Los gustos difieren, porque los gustos dependen de los cuerpos, y cada uno tiene el suyo, como dejó explicado Roland Barthes.